Search

Arquitectura y Ciudad…

Por Félix Villaseñor

Es definitivamente uno como consecuencia del otro, no puede haber un contexto urbano sin la inclusión de la obra arquitectónica.

Al principio de los tiempos, cuando un pequeño grupo de seres humanos deciden establecerse en algún lugar, lo que se busca por naturaleza es en primer lugar el agua, estar cerca o a un lado de algún cuerpo o flujo de agua, en segundo punto es el sol, que el equilibrio del manejo de éste sea tal que no afecte ni mucho ni poco sol, luego está el viento, luego la protección que los elementos naturales le aporten a la decisión de emplazamiento.

Un árbol, una cueva, una montaña, y una vez decidido incluso de forma empírica el lugar de asentamiento, empieza a verse como los segundos y los terceros se procuran estar o copiar los mismos valores de ubicación. Si imaginamos un río y a un lado de él se va a asentar un primer poblador, buscará todas las variables anteriores que le permitan sacarle el mejor provecho.

 

El segundo no va a tener las mismas condiciones porque su entrada será contraria a la del primero lo que lo pone en la condición de cambiar algunas reglas arquitectónicas para lograr los mismos «efectos» que el primero, como el caso del viento o el sol, y el tercero seguramente tendrá que asentarse del otro lado del río para seguir teniendo las mismas posibilidades del primero y el cuarto copiará al segundo. Los cuatro tienen cuatro condiciones arquitectónicas distintas pero potenciando lo mejor posible las variables urbanas y justo aquí nace el PROCESO URBANO de asentamiento arquitectónico.

Desde el punto de vista teórico nuestros maestros nos enseñaron el «Modelo general o método general del proceso de diseño» que está íntimamente ligado al proceso de crecimiento urbano, ya que el análisis metodológico inicia con el Regional – Urbano, luego con el Urbano – Barrio y finalmente con el Barrio – Arquitectónico.

La arquitectura además fue incorporando conceptos artísticos en su expresión, que el urbanismo debía respetar para que los pobladores pudieran apreciarla, y de ahí junto con el asoleamiento nace el concepto de ALINEAMIENTO, un término netamente arquitectónico y urbano, las restricciones, las alturas y finalmente el uso de suelo es el proceso de cómo la gente que rodea a estas 4 opciones de emplazamiento van decidiendo en donde poner qué y cómo. Cosa que gracias a los principios del urbanismo y a la complejidad de la arquitectura resultaron ser marido y mujer inseparables que a diferencia de un matrimonio, solo la muerte los separa, en el caso del Urbanismo y la arquitectura, ni la muerte los separara jamás.

En las diferentes disciplinas que se tienen identificadas en el Colegio de Arquitectos y la Sociedad de Arquitectos de México, por lo menos 25, entre ellas, la Valuación, los Directores Responsables de obra, los restauradores, los especialistas en hospitales, los interioristas, los urbanistas, etc. la Arquitectura y los arquitectos están íntimamente ligados a los valores urbanos.

Y por último y como concepto de los mejores valores urbanos dentro de la arquitectura y sus normas, leyes y reglamentos, así como el paisaje y el espacio público es la SALUD. Los principios rectores de las variables indicadas al principio de este texto, responden íntimamente a los valores absolutos de la salud humana y cumplirlos le da mayores valores tanto a la Arquitectura como al Urbanismo.

Por último, desde la visión de la legislación actual y de los cambios que se han venido dando, empezando por la Constitución de la Ciudad de México, el Programa General de Desarrollo urbano, las Leyes que los acompañan, como es el caso de la Ley de Desarrollo urbano y sus reglamentos

Sabemos que muy pronto, 5 de marzo de 2019 cambiará todo el paradigma del desarrollo que conocemos al iniciar las operaciones del Instituto de Planeación de la Ciudad de México.

Ya que se va ahora sí a diferenciar entre PLANEACIÓN, DESARROLLO y REALIZACIÓN de la ciudad, de su Urbanismo, de su arquitectura, al tener una ciudad más compacta, competitiva, vertical, y no podemos olvidar ni darle la espalda a lo que nos rodea, como es la megalópolis y sus implicaciones en los flujos de gente, de coches, el consumo del agua, el drenaje, la basura, en fin todos los procesos productivos y los modos de producción que involucran directamente a la Arquitectura y al Urbanismo…

Félix Villaseñor. Presidente del Colegio de Arquitectos CDMX. 

Causas benéficas de interés:

Derechos civiles y acción social

Ayuda humanitaria y en desastres naturales

Política

Twitter:@felixGdeA