Search

Ruba continuará con buen desempeño durante 2017

Ruba continuará con buen desempeño durante 2017

La calificadora S&P Global Ratings indica que Ruba mantendrá sus indicadores sólidos durante los siguientes 12 meses

 

Según el reporte anual de la calificadora Standard & Poors Global Ratings, las calificaciones de riesgo crediticio y de deuda a largo plazo en escala nacional de la desarrolladora de vivienda Ruba, se mantuvieron igual en escala “mxA” con perspectiva estable.

 

Se trata de una de las principales cinco desarrolladoras del país y los resultados indican que mantendrá su política financiera prudente e indicadores sólidos durante los siguientes 12 meses con aumento en sus ingresos, margen estable de EBITDA, generación de flujo operativo libre positivo y una liquidez fuerte.

 

Jesús Sandoval Armenta, director general de Ruba, indicó que, con el panorama del alza del dólar, los cambios políticos internacionales y el aumento en las tasas de interés de 2016, el reciente informe de S&P representa “reconocimiento al sólido desempeño operativo y a la fortaleza financiera de la empresa”.

 

En el informe se indica que “Ruba tiene suficiente flexibilidad para absorber eventos de alto impacto y baja probabilidad sin tener que refinanciar su deuda. Por otro lado, Ruba ha mantenido una clara y conservadora estrategia de negocio”, y se le reconoce la importancia de su marca, la experiencia en adquisición de reserva de tierra con ubicación estratégica y su oferta de productos con la política de vivienda actual del gobierno, pues son factores que benefician su posición como compañía dentro del mercado para los próximos años.

 

De igual forma, Jesús Sandoval aseguró que uno de los objetivos de la empresa para 2017 es mantener los niveles de ingreso y utilidad a través de la eficiencia operativa, flujos positivos, reducción y mejoramiento del perfil de deuda, para retomar el crecimiento en 2019 y consolidarse entre las tres principales desarrolladoras del país en 2020.

 

Aceptó que las condiciones de este año son menos favorables que las de 2016, por lo que continuarán con el ajuste de su modelo de negocios para las nuevas condiciones del mercado para no frenar su crecimiento ni comprometer el desempeño de la empresa a largo plazo.