Search

Una de terror…

En ocasiones, explicar y comprender algunos temas resulta complicado y más cuando las respuestas a éstos son vagas, difusas, sin sentido…dirían algunos, yo lo llamo INEFABLE.  Hace unas semanas un buen amigo me invitó a una conferencia de prensa, donde hablaría sobre uno de los casos de OVNIS más importantes en la Ciudad de México y del que poco se sabe.

El lugar de la conferencia de prensa fue perfecto, cerca del Centro de la Ciudad de México, era medianamente pequeño, con puertas grandes y pesadas a la entrada, que al cerrarse, daban pie a la intimidad del ponente con los expertos-asistentes del tema y uno que otro curioso.

Al inicio de la plática y en repetidas ocasiones, mi amigo comentó que el suceso conocido como «el OVNI del 14 de febrero», quedó registrado en las actas policíacas de ese momento por los sectores de la delegación Azcapotzalco, lo cual argumenta sin duda, la veracidad del hecho ocurrido la madrugada de aquel día del año 2000.

Mi buen amigo, del que no mencionaré su nombre de pila por cuestiones de seguridad, era el único reportero que se encontraba en ese momento cubriendo la nota, por una casualidad, la cual es constante en este tipo de investigaciones y de quien admiro mucho su trabajo. Regresando a la historia, él como buen reportero, logró entrevistar a uno de los testigos que presenció algo más que un objeto volador no identificado descendiendo a ras de suelo del patio de la Vocacional No. 8.

El testigo, una mujer policía que se encontraba en su caseta, detalló textualmente, lo siguiente: «una noche estaba trabajando, me tocaba hacer mi guardia yo siempre me la pasaba sola en mi caseta. Me tocaron la ventanilla, eran bastantes policías, me dijeron que si les daba permiso de entrar porque andaba un platillo volador, entonces les dije que me permitieran tantito, agarré y cerré la ventana y dije: están borrachos; pero antes de eso empecé yo a oír un zumbido como si estuvieran atando una cuerda a un árbol. Entonces agarré y seguí caminando, por donde yo estaba trabajando había un enrampado alto, adentro de la escuela hay un enrampado y nosotros alcanzamos a ver hasta la Voca 8. Cuando yo iba caminando empecé a ver muchas luces, entonces, la curiosidad, agarré, me metí, me subí, y cuál fue mi sorpresa…que vi un platillo y al ser juntos. Era un ser más alto que yo, su piel haz de cuenta como un dinosaurio o una lagartija, su cabeza ovalada, sus ojos no se los dejaba ver porque él se cubría con sus manos, no sé por qué, si porque le afecte la luz a él, no sé. La nave era metálica, plateada y alrededor traía… todo lo que yo alcancé a ver eran focos de luz normal».

Evidentemente, un silencio absoluto invadió el lugar, los ojos estaban puestos en la pantalla donde podíamos observar los dibujos que la testigo hizo para explicar como era el ser y el OVNI que vio aquel día. Había muchas preguntas para mi amigo y a todas una respuesta certera de lo que investigó hace ya muchos años. Todos se preguntaban si el ser volvió a subir a la nave, si alguien más lo había visto, si el caso era verídico o solo fue algo para desviar la atención pública como sucede constantemente.

Los investigadores que se encontraban en la conferencia compartieron su opinión, sus experiencias y al final coincidieron en algo: el suceso fue real, las autoridades no tocaron más el tema y hasta hoy está considerado como uno de los avistamientos más importantes en Latinoamérica.

Ese día, que por cierto fue un viernes diferente a los que había estado viviendo, mientras caminaba a mi casa miraba al cielo y me preguntaba ¿qué pasaría si yo presenciara algo así? Seguramente como buena periodista tomaría fotos, video, de todo, para demostrar que esto es real, que existe y que al ser tan grande el Universo sería inútil pensar que somos los únicos seres con vida.

Alguna vez lo escuché y creo que es cierto: miles de personas no podemos estar equivocadas en lo que hemos visto, escuchado y presenciado, no sólo del fenómeno OVNI, también de lo paranormal, tema del que he sido testigo y del que escribiré en mi próxima entrada…

 



Egresada de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con un diplomado en Periodismo Económico, por la misma institución, con gusto por los medios impresos especializados y programas de radio. Coordinadora de información editorial de Centro Urbano y colaboradora para otros medios de comunicación en el área de redacción y edición de video. Interesada por la investigación y seguidora de temas históricos, además de tener cierta fascinación por los temas paranormales. Le gusta leer, cantar, bailar, viajar y escuchar música.