Search

Obstáculos de la Nueva Agenda Urbana en México

Obstáculos de la Nueva Agenda Urbana en México

La falta de coordinación, políticas públicas desactualizados y poca continuidad en los proyectos afectan al desarrollo de las ciudades

 

Con el apoyo de Infonavit, ONU-Hábitat realizó un estudio de Ciudades Prósperas (CPI) en 152 municipios urbanos de México que permitió detectar la escasez de datos e información necesarios para desarrollar diagnósticos precisos que permitan crear planes de desarrollo urbano eficientes.

 

Así lo informó Pablo Vaggione Pelegrín, encardado de ONU Habitat México, además de que se confirmó la desvinculación existente entre los planes para crear mejores ciudades y la operación de estos.

 

Indicó que una de las principales causas de que esto ocurra es la falta de coordinación de los sectores, la existencia de políticas públicas desactualizadas y falta de continuidad en los programas, lo cual afecta en diversos aspectos de los proyectos.

 

Parte de lo que se encarga ONU-Habitat en México es ser un núcleo integrado entre la información, el diagnóstico, planes de desarrollo urbano y la práctica de dichos proyectos, así como invitar a los diversos actores a participar, esto con el objetivo de que las políticas públicas puedan mejorar la calidad de vida de las personas.

 

Recordemos que, en octubre de 2016, se realizó en Quito, Ecuador, la Conferencia de Desarrollo Urbano Sostenible Hábitat III, donde se estableció la Nueva Agenda Urbana y fue firmada por 193 países.

 

Uno de los desafíos para lograr un desarrollo sostenible en las ciudades y ajustar los planes de desarrollo con los principios de la Nueva Agenda Urbana, es manejar la escasez de recursos financieros.

 

Otros de los retos en nuestro país con la agenda, es la expansión urbana de baja intensidad, mejorar el transporte público para convertirlo en una opción más económica y eficiente que el automóvil, aprovechar economías de aglomeración y desarrollar un enfoque urbano de vivienda en el que se busque integrar a la ciudad y generar espacios de bienestar común.

 

Pablo Vaggione aseguró que contar con datos y evidencia para la toma de decisiones puede ayudar a incrementar la productividad de las zonas urbanas del país.

 

De igual forma, la nueva agenda busca promover la participación social en las actividades de planificación urbana, pues son los ciudadanos quienes conocen y viven las deficiencias de la zona en la que viven. Una ciudad con un plan de desarrollo urbano sólido es más susceptible de recibir mayores inversiones que una ciudad con una pobre o ausente planificación.

 

Una de las acciones que ONU-Habitat ha implementado en el país es el acuerdo firmado en colaboración del Instituto Municipal de Planeación del Municipio de Querétaro, el cual es un plan de desarrollo integral sostenible que tiene como meta de crecimiento el año 2031, fecha en la que se cumplirán los 500 años de la fundación de la ciudad.

 

El representante de Habitat en México ha reiterado que es necesario reforzar el vínculo entre el desarrollo de un plan y su realización, sobre lo cual, ONU-Habitat continuará con la coordinación entre actores, programas e instrumentos para que las ciudades de México puedan alinear sus proyectos a la nueva Ley General de Asentamientos Humanos.