Search

Residencia Oficial de Los Pinos (2006)

Los antecedes de la residencial oficial de Los Pinos, es completamente diferente a lo que conocemos hoy, y es que antes de ser la residencia de los Presidentes de la República Mexicana, fue un lugar donde se molía el trigo hasta convertirse en harina y se conocía como el molino del rey.

Existió desde la conquista de México y en 1934 el gobierno admitió que por sus características sería el sitio perfecto para que el ejecutivo residiera con su familia en el lapso de su mandato. En 1853, José María Rincón Gallardo vendió parte de estos terrenos a un doctor panameño llamado, José Pablo Martínez del Río, quien construyó La Casa Grande.

La casa tenía un estilo inglés, con caminos llenos de árboles y después de varios años contaba con jardines, caballerizas, estanque. Posteriormente, La Casa Grande fue de José Miguel Pacheco quien hizo de ella un rancho que llevaba por nombre La Hormiga, después se convirtió en una residencia de verano, donde la burguesía de aquel tiempo se reunía.

El nuevo nombre que adquirió este espacio, fue idea del ex presidente Lázaro Cárdenas, quién decidió cambiarlo por Los Pinos ya que así se llamaba la huerta donde años antes conoció a su esposa, Amalia Solórzano.

La residencia cuenta con diferentes oficinas que forman parte del entorno del Jefe del Ejecutivo durante su administración. Los jardines, fuentes y lagos han sido testigo de casi ocho décadas de importantes episodios de la historia de México.

En el 2001, el presidente Vicente Fox ordenó que se le abrieran las puertas de Los Pinos a la sociedad para que pudieran visitar la residencia oficial y esto fue el preámbulo perfecto para que cinco años después se convirtiera en otra sede de la entrega de los Premios Hombres y Mujeres de la Casa en 2006.