Inicio / Opinión / Hablemos de Urbanismo / Matamoros y Brownsville construyen agenda binacional

Matamoros y Brownsville construyen agenda binacional

Hablemos de Urbanismo |

Por Erik Vittrup.

Esta innovadora iniciativa es una oportunidad de compartir experiencias internacionales que incorporen el Derecho a la Ciudad

ONU-Hábitat y el Colegio Nacional de Jurisprudencia Urbanística (CNJUR) llevaron a cabo la conferencia “Legal Urban Lab: Binational Border” en la ciudad de Brownsville, Texas, con el objetivo de discutir principios comunes para una urbanización planificada y coordinada que integre cultural y económicamente la frontera entre Brownsville y Matamoros, Tamaulipas.

En el encuentro, que se llevó a cabo como parte de la Campaña “Rumbo Legal Hacia Hábitat III”, se reunieron autoridades y actores del desarrollo urbano de ambas ciudades para discutir propuestas de políticas urbanas, que desde una óptica del Derecho a la Ciudad, permitan contar con un marco legal común, que traiga consigo beneficios para las y los habitantes de ambas ciudades, en miras de alcanzar un desarrollo binacional sostenible, integral, equitativo e incluyente.

Durante el evento, se dio seguimiento al reto de la conurbación binacional a través de la comparación de las regulaciones urbanas transfronterizas, el análisis de los problemas comunes y el reconocimiento de las instituciones instituidas legalmente en ambas localidades. Este innovador ejercicio es claro ejemplo que constata, a través del trabajo colaborativo, las oportunidades para el desarrollo de leyes integradoras, binacionales y con un enfoque de derechos para el beneficio de la ciudadanía.

Aunque Matamoros y Brownsville son dos ciudades que se encuentran divididas por una frontera, ambas comparten una economía urbana íntimamente ligada por sus relaciones  sociales, culturales y políticas. En este sentido, el encuentro “Legal Urban Lab: Binational Border” es  un gran avance que abre la puerta para construir nuevas formas de expresión democrática entre ciudades fronterizas, y demuestra que sí tiene sentido romper las barreras invisibles en el territorio, para invertir la visión de ciudades separadas por organismos que crecen en conjunto a través de una agenda urbana en común.

El trabajo que las ciudades de Brownsville y Matamoros están llevando a cabo con el apoyo de ONU Hábitat y el CNJUR, dan muestra de que la urbanización planificada sólo puede funcionar cuando se acompaña de reglas y regulaciones que permitan el diseño urbano inclusivo y prevean adecuados mecanismos para el financiamiento de la urbanización.

Representante ONU-Habitat

Twitter: @erikvc1609

Tags

admin


Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas y mostrar publicidad personalizada.