Search

Una más de boxeadores; otra batalla más de vida

Tienes 21 rounds para levantarte del golpe

En una charla de amigos, salió a la mesa el tema de la necesidad de contar un libro de autoayuda con referencias al box. Esto salió porque me atreví a defender a capa y espada, la actualidad del tema de las personas que han intentado algo en su vida y no lo han logrado, a diferencia de los que no se atreven a intentar algo.

Como ustedes saben, el argumento de Rocky (1976, Alvidsen) gira en torno a un hombre, a que aparentemente se le pasó la vida, está solo y no tiene rumbo. La épica del golpeador ligado a la mafia que sale a la vida cuando se enamora de la mujer más tímida sobre la faz de la tierra.

En la charla, hacíamos reflexión a que hay varias películas que recurren al tema: además de Rocky (1976, Alvidsen), Rocky Balboa (Stallone, 2006), Creed (Coogler, 2015); Raging Bull (Scorsese, 1978) (conocida en castellano como El Toro salvaje); Cinderella Man (Howard, 2005); la mexicana Pepe el Toro (Rodríguez, 1957) y Campeón sin corona (Galindo, 1945), éstas dos mexicanas, además de otras películas referentes al boxeo.

De todas estas películas se aprende algo.

Debido a lo anterior, amigos, querido blog, he decidido escribir el libro “Aprende de tus fracasos en 21 rounds”.

-Oye, pero, ¿qué las peleas no duran 12 rounds?, dirás.

Pero verás: al sumergirme al tema, y en base a una investigación, estoy encontrando que la historia del boxeo en México tiene algunas historias increíbles que voy a verter en el libro. Una de esas es que ¡las peleas duraban hasta 56 rounds y duraban más de 4 horas!

Descubrí que el boxeador mexicano se acomplejaba mucho ante los extranjeros. Tanto, que uno acabó en el hospital psiquiátrico por el trauma. Me encontré con que los primeros campeones nacionales de box, ¡eran gringos!; hallé que por lo menos a tres boxeadores mexicanos les robaron peleas en Estados Unidos, venciendo a los poderosos boxeadores locales.

Encontré una veta, pues.

Tu verdadero enemigo eres t mismo

También estoy trabajando el aspecto del couching en el boxeo, cosa pocas veces abordado en libros de superación personal.

Estoy aprendiendo mucho en el proceso y por ahí tengo dos entrevistas pendientes con boxeadores sobre el tema.

En los temas que propongo, hago reflexión sobre el perdón, la perseverancia, la visión, sobre los adversarios, en fin, muchos temas. Siento que el texto es muy bueno. Varios temas que son intrínsecos a cada una de las batallas que llevamos a cabo diariamente.

Uno de los temas es que nuestro verdadero enemigo, el más fuerte, el más poderoso, el más difícil de vencer sobre el ring es… nuestro yo.

El que nos deja tirados, sin sentido, aturdidos ante los golpes, no es ni nuestro ex, ni nuestro esposo o esposa, nuestra pareja o ex pareja, no son nuestros padres, no es Dios, no es el vecino, no es tu hijo, ni tu hija, no es el cuñado, no es el amigo de la escuela, no es mi cuate, no es el del barrio, no es el taxista, no es tu abuelita que te sacó la lengua.

No es nadie más que nosotros mismos.

Porque en nosotros está la responsabilidad de nuestra vida.

Hay que tomar los guantes. La pelea está por comenzar.

Quejas, sugerencias y comentarios: @MarioDeNiro


TAG

Me inicié en El Financiero haciendo reportajes; en MegaNoticias Televisión fui reportero titular; en EMedios, control de calidad; y Radio 13 Noticias me acogió como colaborador. Me gusta encontrar en las banquetas la nota, una entrevista y el inicio de un reportaje.