Search

Constitución de la CDMX tiene que convenir a la población y a la inversión

Constitución de la CDMX tiene que convenir a la población y a la inversión

Se deben establecer normas que respondan a la necesidad de vivienda y detonen la inversión en la capital

Por Mario Vázquez y Diego Rodríguez

Integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi), consideraron que la Reforma Política de la Ciudad de México es una oportunidad inigualable para poder fomentar el desarrollo de la vivienda para los diversos sectores de la población y así frenar la expulsión de sus habitantes.

Isaac Memún Elías, presidente de esta Cámara en el Valle de México, explicó que han realizado diversos trabajos con diversos integrantes del poder legislativo local y con funcionarios del gobierno de la Ciudad de México para que se tenga una ley de desarrollo urbano y vivienda acorde con las necesidades que hay.

“Tenemos identificada muy puntualmente cuál es la problemática que se tiene en la ciudad, la primera y principal es encontrar la forma de generar una norma de vivienda que permita reactivar el tren de vivienda en la Ciudad de México”, explicó Memún.

Detalló que se tiene que trabajar en dos sentidos, uno de ellos para que sea una norma inmediata y otra, que permita tener al menos a unos 20 o 30 años de lo que tiene que ser el desarrollo de la ciudad y no se tenga que suspender distintas normas que ya no son adecuadas por quedar obsoletas, como es el caso de la Norma 26.

“Estos resultados tienen ser a través del Consejo para el Desarrollo Urbano Sustentable (Conduse), que organiza la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) de la capital del país, también de todo lo que se ha trabajado con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y con la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México”, agregó.

En su opinión, la normatividad debe tener los candados y flexibilidad necesarios para que se ajuste a las necesidades que surjan con el paso del tiempo. “Creo que deben ser decisiones colegiadas; un sistema que sea de actualización de normas que permitan mantener en los próximos años el desarrollo de vivienda. Tiene que ser en dos vertientes: una norma emergente, que nos reactive y la otra que sea una norma que nos permita crecer y continuar”, continuó Memún Elías.

En este mismo sentido se pronunció Manuel González, director general de la misma organización. “Consideramos que la reforma política, la nueva constitución de la Ciudad de México, sin duda son una oportunidad que debe plasmar esto. Ojalá no se empantane y sean urbanistas y académicos quienes den las propuestas, y que también esté la parte privada, porque al final ésta es la que invierte y le da viabilidad a diversos proyectos”.

Actualizar Norma 26

Explicó que esta Cámara ha trabajado durante los últimos dos años con la Asamblea Legislativa en temas de normatividad, no sólo con la 26, cuya principal función era la de fomentar la construcción de vivienda de interés social y que está actualmente está suspendida y ha provocada que esta industria no avance a buen ritmo.

“Esto hace que se encarezca la tierra, entonces lo que sucede es que los pocos terrenos que tienen uso de suelo, no ya de Norma 26 porque está detenida, sino de otros tipo de normas, por ejemplo la 10, que se refiere a los predios en avenidas centrales o principales, pues desgraciadamente se incrementa su valor entre 400 y 500%”, dijo González.

Explicó también que debe realizarse una ajuste de precios, porque el salario mínimo está desactualizado, por lo que la vivienda de 750,000 pesos en la ciudad es inviable, aunque este monto permaneció por al menos 10 años.

“Creo que se debe actualizar el costo de la vivienda y que vaya de la mano con un incentivo a la vivienda media y residencial, porque un problema que se tiene es premiar la densidad al costo de la vivienda. La vivienda residencial, residencial plus y media requiere densidades, entonces si necesitas más niveles que se cobre y que se vaya a derechos de mitigación, y que el gobierno vea en qué se utilizan esos recursos”, consideró González.

“La idea es hacer una norma de vivienda que impulse tanto todos los sectores de vivienda. Estamos trabajando conjuntamente con los sectores políticos para que tanto el empresariado como el sector político puedan converger en una mejor calidad de vida para los ciudadanos”, agregó Memún.

Obras de mitigación

Asimismo, la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) confió en que el resultado de la Reforma Política y elaboración de la Constitución local den mayor transparencia y certeza jurídica a los inversionistas y habitantes de la capital.

“Es importante que los desarrolladores y autoridades trabajemos de forma coordinada para incrementar las fuentes de empleo, por ello requerimos el apoyo del gobierno de la ciudad, así como de todos los delegados para que el desarrollo ordenado y legal se mantenga y podamos impulsar nuevas inversiones en beneficio de los que viven y trabajan en la ciudad”, dijo Salvador Daniel Kabbaz, presidente de la asociación.

Además, reiteró su petición para que por ley se establezca que 30% de los pagos de trámites de permisos para iniciar una obra se destinen directamente a las zonas donde se llevan a cabo las obras y así, se pueda mejorar la infraestructura, trabajos de urbanismo y seguridad para beneficio de los habitantes del lugar.

Jaime Alverde, expresidente del organismo, manifestó que la Constitución debe integrar muchas de las propuestas que se han hecho y dado resultados, como fue la modificación del reglamento de construcción para que por causas menores no se clausuraran las obras y se pudieran hacer las correcciones necesarias y continuar con los trabajos.

“Nos preocupa un poco que empecemos a tener que ver nuestros temas con distintas autoridades, que las delegaciones se conviertan en presidencias municipales con cabildos y que eso nos lleve a tener un trámite más largo o que ciertas decisiones se tomen con más independencia de las propias delegaciones o presidencias municipales.

“Lo que nos gustaría es que se siga agilizando todo el tema de trámites, ver una ciudad policentrica, vertical, en donde podamos transformar las zonas industriales en residenciales o de usos mixtos y que haya una mejora en el transporte público y mejorar la calidad de vida de los habitantes de la ciudad”, concluyó Alverde.