Search

Avanza regularización de la vivienda en México

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Intercensal 2015, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el país hay alrededor de 32 mil viviendas, de las cuales 67.7% son propias y 15.9% son alquiladas

Por Héctor Galeano Inclán*

Entre las viviendas propias, 83.67% están escrituradas, de las cuales 66.61% cuentan con título de propiedad a nombre del dueño residente, 17.06% cuentan con escrituras a nombre de una persona no residente, y 12.49% de ellas no cuentan con título de propiedad.

Las entidades del país que cuentan con mayor número de viviendas no escrituradas son Chiapas (21.92%), Sinaloa (21.54%), Guerrero (19,78%), Morelos (17.50%) y Michoacán (16.71%). Mientras que los estados con mayor porcentaje de viviendas que cuentan con un título de propiedad son Nuevo León, la CDMX, Aguascalientes, Baja California y Tamaulipas.

Cabe destacar que el porcentaje de escrituración baja a 74.67% en localidades con menos de 2,500 habitantes, lo que demuestra que existe mayor cultura de la legalidad en zonas urbanas con mayor desarrollo.

Como podemos observar, los datos de la encuesta Intercensal del Inegi demuestran que ha habido grandes avances en la regularización de la vivienda, sin embargo, hay todavía retos por delante.

No escriturar es riesgoso puesto que los contratos privados o poderes no son soluciones reales; por ejemplo, si se hizo uso de un poder, a la muerte del vendedor se da por concluido el mismo, por lo que con este fallecimiento tendríamos que iniciar un juicio que ciertamente es dilatado y genera costos adicionales.

La escrituración de un inmueble es la única forma en la que tendremos la certeza jurídica de la propiedad ante terceros, incluyendo los bancos; es también una forma de evitar fraudes inmobiliarios.

Si tienes una casa, departamento o terreno que no tiene título de propiedad, lo primero que debes hacer es revisar su situación actual y acudir al Notario con toda la información que tengas sobre la vivienda:

• ¿Existen escrituras de esa vivienda? ¿A nombre de quién están?

• ¿Heredaste la casa o departamento y no realizaste el trámite o juicio sucesorio? ¿Existe testamento?

• ¿Firmaste un contrato privado o un poder al adquirir la vivienda? ¿Sigues en contacto con la persona con la que firmaste el contrato privado o el poder?

Los pasos a seguir, el tiempo y los costos para regularizar la propiedad dependerán de cada caso, en muchos de ellos deberá iniciarse un juicio para el otorgamiento y firma de escritura, o un juicio sucesorio o para probar la propiedad.

Nadie valora tu patrimonio tanto como tú mismo, pero la ayuda de un notario es verdaderamente útil, acude a un notario para obtener información de cómo realizar una compraventa segura o revisar la situación actual de tu patrimonio.

Presidente del Colegio Nacional del Notariado Mexicano