Search

Exitosas acciones de México para el ahorro de energía en la vivienda

Por Odón de Buen*

En México podemos estar orgullosos de que hemos logrado establecer y llevar a cabo programas de ahorro de en considerados muy exitosos. Sin embargo, nos falta atender adecuadamente las situadas en regiones de clima cálido, donde se ubica cerca del 45% de la población de nuestro país.

Los programas han sido varios y diversos: el de aislamiento térmico en más de 100,000 viviendas en Mexicali y el norte de la República, que ha operado la a través del Fipaterm por más de 25 años; tres generaciones de programas de lámparas ahorradoras, que suman más de 100 millones de las mismas; el de recambio de decenas de miles de refrigeradores, apoyados por el , y finalmente, los programas de sustentabilidad en viviendas nuevas, donde la Hipoteca Verde del Infonavit ha permitido que cientos de estas tengan dispositivos que ahorran energía y agua.

Sin embargo, el programa de mayor impacto es el que se relaciona con las etiquetas amarillas, que en los puntos de venta, vemos adheridas a los refrigeradores, lavadoras de ropa, calentadores de agua, estufas y aires acondicionados. Este es el programa de normalización, que desde hace más de 22 años, opera la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) por mandato de la Secretaría de Energía, para cumplir con las obligaciones que establece la Ley Federal sobre Metrología y Normalización (). Con las más de 15 Normas Oficiales Mexicanas () que se aplican a equipos utilizados en las viviendas y que representan más de 80% de energía de una casa promedio, se ha logrado reducir el consumo promedio de las viviendas en México.

En los últimos 22 años, con las NOM se ha ahorrado más que todos los programas anotados arriba, y esto se debe a que más de 40 millones de enseres mayores (eléctricos y a gas) que ya están funcionando en los hogares en México, son hasta cuatro veces más eficientes que los que sustituyeron. Además, se trata de un programa que funciona dentro del sistema que establece la LFMN, el cual se apoya en más de 60 laboratorios de prueba y 8 organismos de certificación, todos ellos acreditados por la Entidad Mexicana de Acreditación y aprobados por la Conuee.

Según cifras estimadas por la propia Conuee, el impacto logrado por todas las acciones antes mencionadas supera los 900,000 millones de pesos a lo largo de 20 años; esto incluye lo que ahorran los propios usuarios y lo que se ha ahorrado la hacienda pública en apoyos gubernamentales a través de precios y tarifas (subsidios).

Precisamente, un importante proceso de coordinación que ha venido ocurriendo en la actual administración federal es que las NOM de eficiencia energética son ya la referencia base y explícita de los programas que financian la adquisición de equipos más eficientes.

Sin embargo, sigue existiendo un área de oportunidad con la aplicación cabal de la NOM-020-ENER-2011, que aplica de manera integral a la envolvente de una y que, entre otros efectos, busca reducir el crecimiento, ya significativo, del consumo de energía para la climatización de viviendas en clima cálido, lo cual tiene un gran impacto económico, de salud y de productividad en las familias de bajos ingresos en esas regiones.

En este sentido, lo que ha dificultado el cumplimiento de dicha NOM es que representa un costo adicional que alguien tiene que cubrir, lo cual es muy relevante cuando se habla de la vivienda de interés social, donde hay muy poco margen para que el desarrollador o el comprador lo cubran. No obstante, desde la perspectiva del país, estas inversiones se pagan en períodos no mayores a 3 años, además de que aseguran una mejor calidad de vida para quienes habitan esas viviendas y que se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestro país por un menor uso de combustibles fósiles.

Afortunadamente, a lo largo de los últimos dos años ha habido un diálogo abierto y franco entre los desarrolladores de vivienda, Conavi, Infonavit, otros organismos de vivienda y Conuee para poder llevar adelante el cumplimiento de la norma. Hoy día, el tema de la NOM-020 predomina en mesas transversales del sector debido al gran interés de todas las partes por resolverlo y se trabaja en equipo, muy en particular con la Canadevi, para tener una fórmula que permita avanzar.

En muy buena medida, las acciones que lleva a cabo el gobierno federal en sus programas de vivienda sustentable cumplen lo señalado en la LFMN y, a la vez, lo que se establece en la Ley de Vivienda, como también los derechos consagrados en el Artículo 4 de la Constitución, que para quienes viven en zonas de clima cálido no solo implican una vivienda digna, sino igualmente que se cuiden sus derechos a un medio ambiente sano y a la salud.


*Director General de la Conuee

1 Como es el caso de los refrigeradores y las lámparas