Search

Incluye en tus propósitos la seguridad jurídica de tus propiedades

Por:

 

El fin de año nos presentó una buena oportunidad para reflexionar sobre las metas alcanzadas y los retos que se nos presentaron. Es así como la mayoría de nosotros iniciamos el 2016 con entusiasmo y una serie de propósitos que nos ayudarán a mejorar nuestra vida.

 

Los propósitos relacionados con el suelen ocupar un papel importante en nuestros planes, ya sea comprar una para nuestra familia, adquirir una segunda propiedad como inversión o dar seguridad jurídica a nuestros inmuebles para evitar problemas futuros.

 

El te propone incluir en tus propósitos algunas acciones que darán seguridad a tu patrimonio:

 

  1. Si ya tienes una propiedad escritúrala. No escriturar es peligroso puesto que los contratos privados y los poderes notariales no son soluciones a largo plazo y conllevan grandes riesgos para el comprador; por ejemplo, la muerte del vendedor da por concluido el poder, lo que implicaría que a la muerte del vendedor tendríamos que iniciar un juicio para probar la posesión y con eso la propiedad.

 

La de un inmueble es la única forma en la que tendremos la certeza jurídica de la propiedad ante terceros, incluyendo los bancos para contratar créditos con garantía hipotecaria.

 

  1. Si vas a comprar una propiedad busca asesoría de un .
  • Antes de firmar cualquier contrato, o comprometerte a la compra de cualquier forma, contacta a tu notario de confianza. El notario puede confirmar ciertos aspectos básicos del inmueble antes de realizar la compraventa, por ejemplo:
  • que la persona que vende el inmueble realmente sea el dueño y si es un único dueño o deberá obtenerse el consentimiento de otros dueños para la compraventa -por ejemplo, la esposa si está casado por sociedad conyugal-,
  • que no exista un juicio testamentario inconcluso y
  • que la propiedad no tenga una hipoteca.

Cabe señalar que si se firma un contrato privado, independientemente de que se firme en las instalaciones de la notaría, antes o concomitantemente con la entrega de documentos al notario –lo que muchos de los notarios, en la medida de lo posible, evitamos– no hay ningún respaldo de fe pública que avale al contrato privado. La única herramienta eficaz para ello es la escritura pública.

  • Revisa la situación jurídica del inmueble. El notario, dependiendo de la legislación local, tramitará las constancias que acrediten que el inmueble está libre de gravámenes y al corriente en el pago de sus contribuciones, tales como predial y agua.

Uno de los mejores regalos que podemos dar a nuestra familia este 2016 es dotarlos de seguridad jurídica para proteger su patrimonio. Acércate a tu notario de confianza, quien te dará asesoría gratuita en estos temas.

 

*Presidente del Colegio Nacional del Notariado Mexicano

@notariadomex