Inicio / Opinión / Hablemos de Urbanismo / Expansión ordenada: solución al desarrollo de las ciudades

Expansión ordenada: solución al desarrollo de las ciudades

Hablemos de Urbanismo |

POR SILVIA MEJÍA.

Hace algunos días, en el Senado de la República se llevó a cabo una reunión del Urban Thinkers Campus promovida por ONU Habitat con el apoyo del Senador Burquez, Presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano. En esta ocasión como invitado espacial estuvo el Maestro Angel Shlomo, investigador senior del Proyecto de Urbanización en la Universidad de Nueva York Stern quién presentó su proyecto de “crecimiento ordenado”, una alternativa para el desarrollo de las ciudades del Siglo XXI basado en la visión del siglo XIX.

Repensar el desarrollo de la ciudad inspirándonos en los planeadores de principios del siglo XIX como Ildefons Cerdá y su proyecto L’eixample para Barcelona, o la extensión de Manhattan de 1811 con el Commissioner’s Plan, es retomar iniciativas que hace dos siglos fueron planteadas para salvar a los ciudadanos del caos de la ciudad medieval e industrial. Las alternativas para el crecimiento de las ciudades son numerosas y debemos replantear la visión de contar necesariamente con un plan y una estructura legal por una visión de soluciones alternas y nuevos criterios para el desarrollo de las ciudades.

Las reservas de suelo para el desarrollo son sin duda una herramienta fundamental para evitar las disociaciones que se han dado en las últimas décadas entre crecimiento poblacional y territorial donde el primero es siempre mucho menor que el segundo. De acuerdo con Shlomo, la dotación de reservas territoriales debe ser generosa, debe contemplar el crecimiento a largo plazo; la inclusión de infraestructura y espacios públicos es necesaria en esta etapa para garantizar una adecuada estructuración con la ciudad existente; una adecuada conectividad.

Generar instrumentos que permitan la compra de reservas de suelo es la mejor inversión que puede hacer una ciudad ya que las consecuencias de no hacerlo son muy costosas y lo vivimos día a día. No podemos planear con un modelo neoliberal donde el mercado define nuestras urbes y rige el crecimiento.

De acuerdo con Shlomo, la contención de las ciudades resulta contraproducente. Los planeadores de la ciudad limitamos la densificación y normamos el suelo poniendo restricciones que dificultan la densificación y la transformación de la ciudad. Por ello la necesidad de pensar en su crecimiento futuro con antelación y tomando en consideración las zonas de riesgo y de preservación ambiental.

La posibilidad de una reforma urbana existe y ha existido desde hace siete años. Sin embargo, si esta reforma de la que tanto se habla, se aplaza aún más, ¿qué sucederá con el desarrollo de las ciudades? Es necesario buscar alternativas y como plantea Shlomo encontrar soluciones que prevengan que las ciudades se deterioren y que los ciudadanos pierdan su calidad de vida.

 

 

Tags

admin


Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas y mostrar publicidad personalizada.