Search

Planeación y visión, eje de la trayectoria de JSa

 

El despacho JSa Arquitectura cree en repoblar las colonias del centro de la ciudad con mejores proyectos

Durante años, el crecimiento de la ciudad de México se realizó de una manera desmesurada hacia las periferias, dejando las colonias centrales como un eslabón perdido en la cadena, y generando un aumento en los tiempos de traslado de los ciudadanos hacia sus centros de estudio o de trabajo.

Actualmente, una de las políticas públicas conlleva a buscar una mejor planificación urbana, con la construcción de ciudades habitables, que combinen la infraestructura, los servicios y la cercanía al lugar de trabajo, pues entre 2001 y 2011, México tuvo la tercera mayor tasa de expansión urbana de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con lo que el tiempo de traslado aumentó considerablemente.

Desde hace casi 20 años, el despacho de arquitectura JSa, con el arquitecto Javier Sánchez a la cabeza, plantea proyectos que no sólo redensifiquen colonias como la Roma o Condesa, sino que se ajusten al entorno como un eslabón más en la faceta urbana de la ciudad, con el principio de tener una mejor planificación.

“En los 90, el valor de la zona tenía que ver con la calidad de los parques urbanos, las avenidas, la cantidad de arquitectura patrimonial, el uso mixto del barrio y el hecho de que podías ir y venir caminando hacia tu trabajo, hoy esa tesis es cada vez más latente. Pensamos que había que redensificar el centro de la ciudad, conservar el patrimonio y desde hace 20 años se ha hecho en diversos proyectos”, comentó Javier Sánchez a Capital México.

La filosofía de JSa parte de construir nuevos proyectos que se adapten a los espacios, muchas veces a partir de los edificios ya existentes en la zona o que contengan nuevos espacios urbanos, un ejemplo de ésta es el Conjunto Veracruz, el cual se empezó a construir en 1996.

“Para nosotros es importante pensar en traer nuevos pobladores al centro de la ciudad, agregar usos mixtos, e integrar arquitectura con valor patrimonial. Tratamos de hacerlo con mecanismos e instrumentos de la norma de desarrollo urbano, como el polígono de actuación, que permite relocalizar los usos y destinos dentro de un predio, porque puedes construir un número tal de metros cuadrados, pero si lo haces de manera distinta puedes dejar más espacio, o más árboles, y al final tienes el mismo número de metros cuadrados, pero con mayor calidad espacial”, explicó.

Las políticas públicas de México han comenzado a reconocer problemas como la extensión urbana. En el marco del Plan de Desarrollo Nacional 2013-2018, se formuló el Programa Nacional de Desarrollo Urbano, por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y el Gobierno de la República, el cual prioriza controlar la extensión de las zonas urbanas y aumentar la densidad, así como invertir en las rehabilitación urbana e integrar las políticas urbanas con las de movilidad.

“Es importante señalar que las propiedades catalogadas en las que hemos intervenido, muchas veces se encuentran en ruinas. El que nosotros podamos intervenir en este tipo de inmuebles permiten darles una segunda vida a los espacios que, de no hacerlo, permanecerían en abandono”, aseguró Juan Reyes, socio del despacho.

Conservación del espacio

La obra de JSa podría describirse como funcional y operativa, pues su filosofía renuncia al protagonismo y apuesta por la trama urbana, el patrimonio y la vegetación, ejemplo de ello es el Conjunto Juan de la Barrera, un proyecto ubicado en la colonia Condesa en un terreno de cuatro mil 40 metros cuadrados, dentro del cual se encuentran dos casas catalogadas por el Instituto Nacional de Bellas Artes.

“Las grandes ventajas de Juan de la Barrera es que se conservan dos inmuebles catalogados, y se dividirán en dos, para crear cuatro casas. Los primeros 20 metros de fachada conservarán los árboles, de tal manera que el que va caminando por la calle no sienta ese cambio ambiental”, expuso Javier Sánchez.

El proyecto contempla la construcción de 15 viviendas por cada mil metros cuadrados, con un total de 59 departamentos divididos en cinco edificios nuevos y dos propiedades catalogadas, donde el más alto constará de 10 niveles; además 52 por ciento del terreno será área libre, buscando integrarse de manera respetuosa a la ecología, patrimonio y el entorno de la zona.

“No estamos haciendo ni más superficie, ni más departamentos, resulta más caro porque tenemos más metros de fachada, pero todos estos instrumentos los estamos usando para generar un mejor proyecto”, concluyó Juan Reyes.



Egresada de la Facultad de Estudios Superiores Aragón. Comunicación y Periodismo. Loca y feliz. Suele reírse de todo, dormir en el transporte público y terminar corriendo para llegar a cualquier lugar. Cantante de regadera, bailarina frustrada y chiva de corazón, apasionada por lo que hay que hacer. Enojona, gritona y medio amable con la gente. Su primera oportunidad laboral la tuvo como becaria en la revista Klika y fungió como community manager en Grupo Radio Centro. Actualmente explora nuevos campos del periodismo en Centro Urbano.