Search

Banorte mantiene apuesta por la vivienda

Isidoro Sánchez, director de la Banca Hipotecaria de la institución financiera, comparte que ésta participará en alrededor de 23 mil 500 acciones de vivienda nueva y usada para este año

Este año hay gran entusiasmo en el sector vivienda del país, y es que a inicios de año, el Gobierno Federal presentó los planes con los que se dará un nuevo impulso para que las instituciones apuesten grandes sumas a los créditos hipotecarios, ejemplo de ello es Banorte, que este año invertirá 35 mil millones de pesos en acciones de vivienda en todo el país.

Isidoro Sánchez Espejel, director de la Banca Hipotecaria de Banorte, líder de la industria inmobiliaria y con 15 años de experiencia comenta, en el marco de la presentación de su programa anual, los alcances que tendrá esta operación para la institución que en sus palabras, nunca se retiró del sector, aun cuando otras instituciones sí lo hicieron.

La inversión de Banorte, representa 10 por ciento del programa anunciado por el Gobierno Federal. “Es una cantidad importante y la apuesta que hace Banorte es fuerte, esto implica que también nosotros ponemos capital, el banco está invirtiendo 4 mil 500 millones de pesos del total. Es también una apuesta por México”, explica en entrevista.

 

Tasas a la baja

El director hipotecario afirma que desde hace 10 o 12 años, ha habido una evolución en las tasas de interés de los créditos gracias a la solidez de la macroeconomía, el control de la inflación, el papel que desempeña el Banco de México en la coyuntura de las tasas y el mercado mundial.

“Hemos visto que mucha gente tiene opción de comprarse una mejor vivienda por las tasas, pues han revolucionado los mercados urbanos”, añade.

Los créditos hipotecarios que ofrece el banco, buscan acceder a 25 o 30 por ciento de la población económicamente activa y apuesta por viviendas con costos de 350 mil pesos o más.

“Yo calculo que alrededor de una tercera parte de los mexicanos que tienen empleo o que tienen una actividad económica con ingreso estable, pueden ser clientes de la banca para comprarse una vivienda”, precisa.

Ante dicha situación, la institución bancaria atiende a todo tipo de clientes en sus 2 mil puntos de atención a nivel nacional, además de los programas en los que sus ejecutivos están presentes en los desarrollos al momento de la venta, o en las oficinas de corretaje de casa, donde puede adquirirse un inmueble según las necesidades y gustos del comprador.

“Incluso donde no hay oficinas nosotros podemos ir a visitar a quien tenga interés de adquirir una vivienda, sólo es necesario hacer una cita”, indica el Directivo.

 

Propuesta en ascenso

Este año, la institución trabajará en conjunto con alrededor de 200 constructoras para la producción, y con más de mil otorgando hipotecas para el comprador; además, participará en el financiamiento de cerca de 23 mil 500 operaciones de vivienda, de las cuales 50 por ciento serán destinadas a vivienda nueva, y 50 por ciento a vivienda usada.

Para Isidoro Sánchez el hecho de que Banorte apoye a los pequeños y medianos constructores es un orgullo, y comentó que es una de sus grandes fortalezas, pues ambos se apoyan mutuamente.

“Nuestros desarrolladores son de los que venden al año de 20, 25 o 50 casas, hasta las 7 mil al año; nosotros le ayudamos con una hipoteca atractiva para su comprador, pero ellos son los que logran permear nuestros productos en la venta”.

Y agrega que en su caso, siempre ha habido una apuesta ascendente, bajando y buscando mantener bajas las tasas de interés en las hipotecas, aún con el riesgo latente de que estas suban a nivel mundial.

“Hemos escuchado gente del Bando de México que habla bien de lo que será el año en el sector, en particular ayuda el control de la inflación aunque existe el riesgo de que la tasa suba, pero en el caso de Banorte, al menos este año vamos a aguantar las tasas todo lo que se pueda, y si podemos mantenerlas fijas todo el año, así las vamos a respetar”.



Egresada de la Facultad de Estudios Superiores Aragón. Comunicación y Periodismo. Loca y feliz. Suele reírse de todo, dormir en el transporte público y terminar corriendo para llegar a cualquier lugar. Cantante de regadera, bailarina frustrada y chiva de corazón, apasionada por lo que hay que hacer. Enojona, gritona y medio amable con la gente. Su primera oportunidad laboral la tuvo como becaria en la revista Klika y fungió como community manager en Grupo Radio Centro. Actualmente explora nuevos campos del periodismo en Centro Urbano.