Search

Fibra Hotel, impulsando el modelo “Business Class”

 

Edouard Boudrant, director de Finanzas, explica el plan de expansión que mantiene al fideicomiso con paso firme en el sector

 

Fibra Hotel mantiene un énfasis en el segmento de hoteles “Business class”, cautivados por los índices actuales de ocupación y las proyecciones para una dinámica económica con importantes inversiones en sectores clave del país.  Desde su nacimiento en 2012 con 17 hoteles, al día de hoy con un portafolio de 73 hoteles y 10 mil cuartos en 26 estados, Fibra Hotel deja en claro que su modelo de negocios mantiene la vía correcta.

“Iniciamos en 2012 con los recursos suficientes para invertir en México, tiempos en que no existía un mercado de hoteles tan fuerte como ahora. Gracias a la nueva legislación federal, diferentes actores financieros invirtieron en los objetivos del fideicomiso. Nos concentramos en una situación persistente en numerosas ciudades del país; inmuebles hoteleros que carecían de la vitalidad operativo y habían perdido capacidad comercial. Compramos este tipo de hoteles e invertimos tanto en la remodelación del inmueble, como en la implementación de nueva marca acorde al mercado. Damos una nueva vida a hoteles que tienen presencia y mercado, pero requieren inversión y una marca profesional con canales de venta y publicidad”, explica en entrevista Edouard Boudrant, director de Finanzas.

Para la identificación de inmuebles potenciales, hay que considerar que los socios del fideicomiso cuentan con hasta 15 años de experiencia en el ramo hotelero. A su vez, disponen de un equipo especializado que recorre el país en busca de inmuebles que cumplan exactamente con los requisitos para convertirse en una unidad de la Fibra.

“Nosotros buscamos hoteles de negocio, unidades que tengan exposición a la economía mexicana. Por ello, nos enfocamos en las ciudades que muestren una dinámica económica fuerte como son la zona del Bajío, Puebla, Monterrey, Guadalajara y el Golfo de México, por su auge en el sector energético”, afirma el Director de Finanzas.

Mercado por mercado, la Fibra habrá de identificar los hoteles que cumplan los requisitos al igual que ubicaciones con potencial para la construcción de un hotel; asimismo, han mostrado un interés por invertir en desarrollos de usos mixtos, dado que la integración en este modelo de construcción garantiza la viabilidad operativa de su hotel. Su inversión en Vía Vallejo es una clara demostración de una tendencia por incursionar en este tipo de desarrollos.

Una vez que se finiquita la inversión en el hotel y concluye la etapa de remodelación o expansión, según sea el caso, la Fibra pasará a entregar las llaves al operador, parte esencial del esquema del fideicomiso para la administración operativa de los hoteles adquiridos.

“Contamos con contratos de operación donde se estipulan responsabilidades para mantener los intereses alineados en ambas partes. En este sentido, la Fibra mantiene control total sobre la contabilidad de la unidad y delegamos la responsabilidad para la administrar actividades a una operadora experta. El éxito de la empresa está garantizado una vez que las metas son compartidas y la remuneración se mide a partir del cumplimiento de resultados”, explica Edouard Boudrant.

Sus principales operadores son: Grupo Posadas con quienes operan las marcas One Hotel, Fiesta Inn, Fiesta Americana; Grupo Real Turismo con las marcas Real Inn, Camino Real, Camino Real & Suites y la alianza con dos nuevos operadores: Marriot y Starwood.

El complemento con las operadoras y las diversas marcas ofrecen un abanico de formatos hoteleros que van desde servicio limitado, servicio selecto, servicio completo y estancia prolongada. Cada unidad estará definida por una marca que responderá a la demanda específica de su ubicación o ciudad.

Definir el operador y la marca apropiada para un hotel, conllevaba un análisis del tipo de clientes que frecuentan la ciudad. En el caso que la ciudad tenga un alto índice de empresarios internacionales, se puede decidir por una marca tipo Marriot o Starwood, que servirán como ancla para aumentar la tasa de alojamiento. Sumado a ello, el fideicomiso ejerce una labor mucho más importante como supervisor de la operadora.

“Para garantizar el correcto funcionamiento del hotel, supervisamos gastos operativos, esquemas de comercialización, promoción y resultados mensuales manejados por la operadora. Mantenemos un criterio obligado en nuestros hoteles para una rentabilidad del 10 al 13%”, comenta Edouard Boudrant.

 

Oferta global

“Este año ha sido bueno, aun cuando el mercado no ha manifestado su mejor cara. La economía todavía no alcanza su máximo posible, aun cuando las reformas aprobadas por el gobierno federal generen altas expectativas de inversión. Dependemos en gran medida del contexto macroeconómico, pues esto se traduce en ocupación hotelera de negocios.

“Por otro lado, la capacidad del operador para aumentar tarifas es determinante para la salud financiera del hotel. A partir del último semestre de 2014, aumentamos las tarifas en un porcentaje mayor a la inflación, esto después de casi dos años de mantenerla inamovible”, detalla Edouard Boudrant.

En su búsqueda por desarrollar proyectos con oferta global, decidieron reunir conceptos hoteleros dentro de un mismo predio. Así, en un terreno pueden ofrecer tanto servicio limitado como servicio selecto. Este tipo de complejos permite la operación de dos o más formatos con un gasto de operación menor, con un ejemplo exitoso operando en Monclova con un Fiesta Inn, donde sumaron una torre para One Hotel y un espacio más para lofts de estancias prolongadas.

Para el periodo 2015-2016, el fideicomiso anunció el desarrollo de 15 nuevos inmuebles en el país. Con un fondo de 3 mil millones de pesos fluyendo en desarrollos, remodelaciones y expansiones y dos líneas de crédito por mil millones de pesos para desarrollo y adquisición, queda afianzado un futuro de crecimiento para Fibra Hotel en México.