Search

Recuento de los daños de Odile en hoteles

 

El paso del huracán Odile por Baja California Sur, dejó al sector hotelero bastante golpeado, con la devastación de infraestructura y este importante servicio, frenando uno de los principales ingresos para el estado

Sólo en 2013, Los Cabos fue la segunda ciudad con mejor ocupación hotelera, por debajo de Cancún y en el primer semestre del presente año, registró 73 por ciento de ocupación. El año pasado, el turismo en México tuvo 24 millones de visitas, que dejaron un ingreso de más de 14 millones de dólares, donde la ciudad quedo en el tercer lugar, por debajo de Cancún y el Distrito Federal, al recibir un millón 76 mil turistas extranjeros.

En el mismo sentido, 8 de cada 10 turistas prefieren los hoteles de cinco estrellas o de gran lujo, lo que significa una derrama económica muy importante para Baja California Sur. Se prevé que después del paso del fenómeno meteorológico, la oferta baje un 50 por ciento y por ahora los complejos estarán cerrados durante dos meses.

Starwood Hotels & Resorts informó oficialmente a sus clientes que no aceptará reservaciones hasta el 31 de octubre.

Apple Leisure Group’s AMResorts reportó daños severos en 3 de 4 grandes resorts todo incluido que operan en la zona.

Hoteles de cuatro y cinco estrellas mantuvieron sus estructuras, pero sus fachadas e interiores fueron arrasados.

Por ejemplo, en el hotel Gran Solmar, en Cabo San Lucas, pedazos de vidrio, metal y ramas de árboles entraron hasta las habitaciones.

En el hotel Finisterra, la arena de mar alcanzó lobby y habitaciones. Puertas y ventanas fueron derribadas por los fuertes vientos.

Los Cabos significa 80 por ciento de la actividad hotelera de Baja California Sur con una tendencia consistente de crecimiento.

Mientras en el lustro de 2008 a 2012 la capacidad hotelera en México permaneció estancada, en Los Cabos creció 30 por ciento al pasar de 9 mil 929 a 13 mil cuartos.

Ante el hecho, se espera que se otorguen créditos, en conjunto con Bancomext, que van desde los 50 hasta 500 millones de pesos para hotelería e infraestuctura turística.

Los daños representan un costo superior a los 12 millones de pesos, para el sector asegurador del país, entre estos se encuentran los hoteles.