Search

Hoy se celebra el Día Mundial sin Auto

 

Nace en la década de los 70 tras la crisis petrolera, pero se hace oficial en 1990

Cada 22 de septiembre los ciclistas de muchos países del mundo disfrutan de un día sin automóviles por las calles, y es que este día se llevan a cabo las celebraciones del Día Mundial sin Auto, que como su nombre lo dice, invita a la población mundial a dejar de lado su vehículo automotor, y pasar a un medio más amable con el medio ambiente.

La celebración data de la década de los 70, cuando a raíz de la crisis petrolera de 1973, las poblaciones comenzaron a darse cuenta de las contrariedades de vivir dependiendo de los combustibles fósiles. Pero no fue sino hasta 1990 cuando se hizo completamente oficial y diversas ciudades del mundo comenzaron a fomentar el día sin automóvil.

La ciudad que más importancia ha tenido en torno a este día, es Reykjavi, Islandia, conocida también como la capital europea de la ecología, que en 1994 organizó la primera movilización colectiva en bicicleta para hacer conciencia de los beneficios de usar este medio de transporte. Mientras que en América, Medellín y Bogotá fueron las primeras en organizar este tipo de movilizaciones, e inclusive se tiene, en estas ciudades, una prohibición legal para no usar el auto este día.

Actualmente el Día Mundial Sin Auto, persigue cuatro objetivos principales, siendo el principal el de crear conciencia sobre los beneficios de los transportes alternativos, tanto para la salud como para el medio ambiente. Además de crear nuevos hábitos en las personas, estudiar cómo responde la sociedad ante la búsqueda de nuevas maneras de movilización, e incentivar a las personas para buscar medios de trasporte sustentables.

Muchos países a lo largo del mundo se unen a esta celebración dejando de lado los vehículos, sin embargo, en la ciudad de México, solo se llevan a cabo pequeñas acciones como el cierre de algunas vialidades.



Egresada de la Facultad de Estudios Superiores Aragón. Comunicación y Periodismo. Loca y feliz. Suele reírse de todo, dormir en el transporte público y terminar corriendo para llegar a cualquier lugar. Cantante de regadera, bailarina frustrada y chiva de corazón, apasionada por lo que hay que hacer. Enojona, gritona y medio amable con la gente. Su primera oportunidad laboral la tuvo como becaria en la revista Klika y fungió como community manager en Grupo Radio Centro. Actualmente explora nuevos campos del periodismo en Centro Urbano.