Search

Brasil se renueva para la Copa del Mundo

 

 

Siete estadios nuevos, cinco remodelados y 164 hoteles en funcionamiento, están listos para recibir a los turistas 

Brasil se ha modernizado en el sector inmobiliario para poder recibir a miles de turistas durante la realización de la Copa del Mundo, desde los estadios modernos y los hoteles, hasta el transporte público, mismo que conectará cada una de las 12 ciudades que serán sede.

A pocos días de su inicio, el jueves 12 para ser precisos, se generan muchas dudas en torno a las nuevas construcciones, a pesar de la inversión realizada, ya que no se han terminado todas las obras y las huelgas de trabajadores ponen al descubierto al gobierno local.

Una situación que se criticó en demasía durante la edificación de las sedes, fue la privatización de los espacios públicos, los cuales fueron entregados libremente a empresas privadas durante las obras, además de los espacios cercanos a los estadios para un control comercial por parte de la FIFA.

Se estima un gasto de 11 mil 520 millones de dólares para la preparación logística de la Copa, según declaró el Comité Organizador, aunque los precios se pueden seguir elevando por los imprevistos que se vivieron en las obras.

Brasil tendrá que recibir a 600 mil visitantes extranjeros durante el mes que dure el Mundial, más los habitantes locales, aunque el número de turistas puede ser más bajo de lo esperado por los altos precios que se han puesto para la Copa.

 

Estadios mundialistas

La Copa del Mundo se puede celebrar en un mínimo de 8 estadios por reglamento de FIFA, pero el proyecto de Brasil fue ambicioso y en total suma 12 sedes (siete son nuevas), a diferencia de las seis que tuvieron en 1950, año en el que fueron anfitriones por última vez.

Solo los estadios han costado más del triple de lo que Brasil tenía previsto, por lo que el gobierno incumplió su promesa de construir estadios austeros con inversión privada. Al inicio se pensó que costaría mil millones, donde la iniciativa privada absorbería la mayor parte, pero ahora se disparo a 7 mil millones, triplicando las inversiones de Sudáfrica 2010, Alemania 2006 y Corea y Japón 2002.

El Estadio Maracaná de Río de Janeiro tuvo un costo de remodelación de 584 millones de dólares; la Arena Amazonia de Manaos llegó a los 290 millones; la Arena da Baixada de Paraná, 142 millones; Arena Corinthians de Sao Paulo, 424 millones; Arena Fonte Nova de Bahía, 307 millones; Arena Pantanal de Cuiabá,  254 millones; Arena Pernambuco de Recife, 237 millones; Estadio Beira-Rio de Porto Alegre, 147 millones; Estadio Castelao de Fortaleza, 231 millones; Estadio das Dunas de Natal, 179 millones; Estadio Mineirao de Minas Gerais, 310 millones y  el Estadio Mané Garrincha de Brasilia, 625 millones.

De estas canchas, cuatro están en ciudades donde no hay equipo de futbol en la primera división brasileña, como son la capital Brasilia, Cuiabá, Natal y Manaos, cuyo mejor equipo compite en la cuarta división.

El costo de mantenimiento de los estadios es de un 10 por ciento del total por año, por lo que en una década se duplica el costo inicial del inmueble.

 

Infraestructura hotelera y de transporte

Para todo lo relacionado a aeropuertos, puertos y movilidad urbana, Brasil hizo una inversión cercana a los 3.5 billones de dólares en mejorar la infraestructura y capacidad, donde fueron realizados 21 proyectos.

El dinero fue utilizado para remodelar aeropuertos, construir líneas de metro, trenes urbanos, monorrieles, tranvías y carriles especiales para autobuses, por un total de 3 mil 500 kilómetros.

Son 13 los aeropuertos que fueron ampliados para recibir a todos los turistas y aunque no todos estarán terminados, los organizadores aseguran que sí podrán recibir a los turistas.

En el aeropuerto de Belo Horizonte, Fortaleza, Natal, Recife y Salvador son los que presentan atrasos en los trabajos.

En este año, hay 164 nuevos hoteles que estarán en funcionamiento, agregando  28 mil 248 habitaciones a las más de 450 mil ya existentes en el país, aunque existen dudas respecto a si lograrán cubrir la demanda total de los aficionados.

Para las personas que no tengan suficiente dinero tendrán la opción de las favelas, las cuales ofrecen sus cuartos por 50 dólares la noche o existe el caso de los cruceros, donde llegarán muchos aficionados mexicanos.

Por ejemplo, la selección de Alemania no quedó satisfecha con ningún hotel, por lo que construyó, con el apoyo de sus patrocinadores, su propia sede con 14 viviendas, campo de futbol y centro de prensa.

También, se gastó 90 millones de dólares en la infraestructura turística como son la señalización y centros de información para los aficionados.

 

SEDES MUNDIALISTAS:

ESTADIO COSTO DE CONSTRUCCIÓN O REMODELACIÓN
Maracaná de Río de Janeiro 584 millones de dólares
Arena Amazonia de Manaos 290 millones de dólares
Arena da Baixada de Paraná 142 millones de dólares
Arena Corinthians de Sao Paulo 424 millones de dólares
Arena Fonte Nova de Bahía 307 millones de dólares
Arena Pantanal de Cuiabá 254 millones de dólares
Arena Pernambuco de Recife 237 millones de dólares
Estadio Beira-Rio de Porto Alegre 147 millones de dólares
Estadio Castelao de Fortaleza 231 millones de dólares
Estadio das Dunas de Natal 179 millones de dólares
Estadio Mineirao de Minas Gerais 310 millones de dólares
Estadio Mané Garrincha de Brasilia 625 millones de dólares


Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación con diplomado de Periodismo Deportivo. Se ha desempeñado como reportero y redactor de deportes, como en otras áreas. Actualmente trabaja en Centro Urbano. Amante del cine, los Beatles, futbol, lucha libre y los viajes.