Search

Vivienda con visión regional

Por Silvia Mejía Reza*

La atención al rezago habitacional ha sido atendido durante los últimos años, en su mayoría, con la promoción y desarrollo de vivienda en las periferias. Particularmente en ciudades medias que han crecido desproporcionalmente y en muy poco tiempo, dando paso a una gran cantidad de problemas administrativos, territoriales y sociales. Nuevamente podemos decir que esta política no dio cabida a la planeación urbana, sin embargo hay una esperanza con la nueva política promovida por la Sedatu que contempla el crecimiento de las ciudades y permitirá frenar estos desarrollos periféricos desarticulados.

El Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio (MVCT) de Colombia analizó el déficit de vivienda en 135 municipios que forman parte de las regiones urbanas. Como resultado en total son 828 mil 991 hogares que corresponden al 81 por ciento del déficit total en las ciudades.

Lo interesante es que el MVCT se encuentra desarrollando una estrategia para abatir este déficit cuantitativo a partir de un sistema de regiones urbanas. En temas de suelo en 2013 se calculó que existían 54.665 hectáreas de suelo desarrollables, es decir, suelo que ha sido definido en el Plan de Ordenamiento Territorial (instrumento de planeación de este país) como suelo de expansión y urbanos. Lo importante es que para que este suelo sea susceptible a ser desarrollado no debe contar con un plan parcial vigente. Haciendo la revisión, el 87 por ciento, no estaba comprometido por un PP. Por lo tanto el ministerio definió que este suelo era potencial para aportar una solución al problema de la vivienda social en el país.

Esta propuesta regional, permitirá articular la relación entre los municipios de una misma región con la oferta de suelo y con un programa de incentivos y apoyo al desarrollo de instrumentos de gestión urbanística. La estrategia busca dar respuesta al déficit cuantitativo urbano de vivienda en cada una de estas regiones, partiendo de la relación entre el suelo potencial y el déficit de vivienda.

Es importante destacar que para la definición de las regiones urbanas se tomaron en consideración cuatro aspectos: la disposición espacial y la cercanía a las grandes ciudades; la conectividad entre municipios, medida a partir de las vías nacionales y regionales; la proporción de población urbana y rural; la densidad poblacional y la dimensión del déficit cuantitativo de vivienda. Todas las regiones se constituyen por los principales centros urbanos y por aspectos relevantes en su dinámica urbana como funcionamiento, concentración de población, conurbación, metropolización y suburbanización.

En 33 regiones urbanas se concentra el 88.8 por ciento de la población urbana del país. Con la oferta de suelo se concluyó que los municipios pequeños e intermedios tienen un gran potencial para resolver el problema del déficit habitacional.

Adicional se crea una nueva herramienta para promover la descentralización y buscar que el desarrollo regional sea la unidad de gestión estratégica territorial. La Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial, mejor conocida como LOOT regulará y fomentará el traslado de competencias además de promover el fortalecimiento del Departamento, figura que nosotros conocemos como Estado.

Colombia ha sido ejemplar y reconocida a nivel internacional por las transformaciones urbanas que han permitido recuperar ciudades abatidas por la delincuencia, el caos y la falta de cultura cívica como son los casos de Medellín y Bogotá. No es la excepción la política urbana y de vivienda que inició desde 1918 y ha pasado por numerosos e interesantes periodos de renovación y ajustes.

Tras un análisis de sus políticas urbanas y del instrumento rector de la planeación que es el Plan de Ordenamiento Territorial, el gobierno de Colombia a través del MVCT ha decidido atender el desarrollo desde una nueva perspectiva, lo regional. Tema que no es novedad ya que en México incluso tuvimos por mucho tiempo una Unidad de Desarrollo Regional que paulatinamente fue desapareciendo y no se le dio la importancia que se debió dar. En una época donde la tendencia urbana predomina nuestro territorio, debemos pensar cuál es la mejor manera de administrar el suelo, las infraestructuras y los equipamientos con el fin de generar desarrollo económico de forma equitativa e incluyente.

* Consultora en Desarrollo Urbano y Vivienda