Search

Mejora panorama de sector vivienda

Por Carlos López Jones*

Tanto el Infonavit como el Fovissste elevarán sus créditos para que ahora trabajadores de mayores ingresos puedan adquirir una vivienda

El regreso del PRI a Los Pinos trajo consigo nuevas políticas públicas en diversos sectores y la vivienda, uno de los grandes pilares de las dos administraciones del PAN no fue la excepción. Como todo cambio ha tomado tiempo llevarse a cabo, pero después de 16 meses en el poder, el nuevo Infonavit a cargo de Alejandro Murat, está dando a conocer sus objetivos, que como cualquier modificación trae consigo oportunidades de negocio importantes para quienes las aprovechen y riesgos para quienes no estén enterados de los mismos.

A diferencia del PAN, y después de otorgar más de 5 millones de créditos para vivienda de interés social, tanto el Infonavit como el Fovissste elevarán sus créditos para que ahora trabajadores de mayores ingresos puedan adquirir una vivienda, por un lado, y por otra parte el Infonavit en todo el país, está firmando convenios con los Gobiernos Estatales para que sus trabajadores puedan adquirir una vivienda usando al Infonavit. En este caso, el Gobierno Estatal pone los recursos necesarios para que en un par de meses el trabajador alcance el monto necesario para acceder a un crédito.

En el caso del Fovissste los burócratas de mayor nivel podrán tener un crédito del organismo cofinanciado con la banca privada para llegar hasta 3 millones de pesos, con lo que aumenta de forma importante la cantidad para adquirir un inmueble. De esta cantidad, el Fovissste pondría 15 por ciento y el Banco Comercial, que calificaría al cliente, el resto pero en teoría con una tasa bancaria preferencial.

En el caso del Infonavit, los créditos subirán a una cantidad que se dará a conocer en estos días, entre 1 y 1.5 millones de pesos, de tal forma que al igual que el Fovissste ganen más de 5 salarios mínimos, además de que el Infonavit dará créditos a personas que no cotizan en el Instituto como policías estatales de diversas entidades.

Lo anterior aunado a un mejor clima para los negocios en medio de mejores expectativas de crecimiento para el segundo semestre de 2014, darán como resultado previsible el repunte del sector de la vivienda, aunque al incrementarse el monto del crédito, la cantidad de posibles adquirientes se reduce de forma importante, por lo que en lugar de los 500 mil créditos promedio de los años anteriores, para este sexenio los mismos rondarán alrededor de 300 mil a 400 mil, dentro de los cuáles, la mayor parte seguirán siendo de interés social, pero tanto Infonavit como Fovissste esperan colocar alrededor de 10 por ciento de los mismos entre sus afiliados.

Por lo anterior, diversas zonas que hoy no tienen gran plusvalía aumentarán de valor rápidamente conforme los desarrolladores busquen nuevas zonas para construir inmuebles de 1 a 1.5 millones de pesos para los afiliados de ingresos medios del Infonavit, mientras que los nuevos usuarios de créditos del Fovissste darán a la vivienda residencial con valor superior a 1.5 millones, un nuevo impulso gracias a la mayor demanda de créditos e inmuebles en consecuencia.

Los tiempos cambian y los nombres de las vivienderas también. Al cierre del año pasado las desarrolladoras de vivienda Ruba, Cadu, Vinte y Javer reportaron crecimientos en sus ingresos de 34.88, 5.7, 20.6 y 19.6 por ciento, respectivamente, y aunque sus directivos son muy cautos, en los próximos años bien podríamos ver alguna de estas empresas en el Mercado de Valores, aprovechando las bajas tasas de interés, ya sea colocando papel de deuda o bien, colocando sus propias acciones para diversificar riesgos futuros.

 

* Editor en Jefe de Tendencias Económicas y Financieras