Search

Año de altibajos y ajustes en la vivienda

Pese a la Política Nacional de Vivienda y la crisis de algunas empresas, la industria consiguió cumplir con las metas de 2013

 

Durante el 2013, el sector de la vivienda tuvo un año complicado debido a los cambios aprobados con la Política Nacional de Vivienda, la Reforma Hacendaria y la crisis de las tres desarrolladoras de vivienda más importantes de México: Geo, Urbi y Homex; no obstante, la industria salió a flote y diversas empresas trascendieron por su innovación.

 

Fue a principios de año, en febrero, cuando el presidente Enrique Peña Nieto anunció la reorganización y la regularización de las zonas metropolitanas y rurales, con el objetivo de detener el crecimiento desordenado.

 

Dicho modelo se enfocaría a promover el desarrollo ordenado y sustentable del sector, mejorar y regularizar la vivienda urbana, así como construir vivienda y mejorar la vivienda rural. Además de promover la construcción de vivienda vertical y desarrollos certificados.

 

Esta Política se basaría en cuatro ejes principales: lograr una coordinación interinstitucional; impulsar el desarrollo sustentable; reducir el rezago en adquisición de inmuebles incluyendo más de 500 mil nuevas construcciones, y conceder créditos para la mejora de viviendas; y procurar la vivienda digna. Se dijo que el periodo de transición de la nueva política gubernamental será de dos años, pues el objetivo es que las reglas de operación entren en vigor en el 2014.

 

Por ello, ante este panorama la recién creada Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) dijo que se firmarían convenios con el Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), gobiernos estatales y autoridades municipales de las 60 ciudades con mayor crecimiento poblacional para instaurar estrategias y mecanismos de gestión; y crear criterios en materia de vivienda.

 

Por otro lado, las constructoras de vivienda Urbi, Geo y Homex, durante el segundo trimestre del año, enfrentaron una difícil situación financiera debido a una caída de sus utilidades, mayores deudas y cambios en sus modelos de negocio afectadas por la Política Nacional de Vivienda, razón por la cual tuvieron que abandonar el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). También enfrentaron la competencia de compañías más pequeñas y mejor preparadas para cumplir con las nuevas reglas del mercado.

 

Asimismo, el Infonavit retuvo los pagos a esas constructoras como parte de los embargos precautorios que ordenaron tribunales en México contra esas empresas.

 

Mientras que la aprobación del Paquete Fiscal para el 2014 en materia de vivienda mantuvo la preocupación de analistas, desarrolladores y del sector en general, pues proponía aplicar Impuesto de Valor Agregado (IVA) a la venta y renta de vivienda así como a los intereses de créditos hipotecarios.

 

Además de agregar un interés de 16 por ciento a casas y departamentos nuevos o usados, y aplicarlo también a quien acaba de comprar una vivienda o que se encontraba en los primeros años de un crédito hipotecario.

 

Una vez revisado por los senadores decidieron no aplicar IVA a renta, venta, intereses hipotecarios o a créditos hipotecarios. Aunque sí aprobaron el cobro del Impuesto Sobre la Renta (ISR) por venta de casas con un valor de 3.5 millones de pesos.

 

Asimismo, se planteó que el seguro de desempleo no se fondeará con recuerdos de la Subcuenta de Vivienda de los propios trabajadores sino con presupuesto del gobierno y se avaló ampliar el monto de deducibilidad de las prestaciones de trabajadores de 47 por ciento (aprobado previamente por los disputados) a 53 por ciento y el monto de 5 por ciento de la Subcuenta de vivienda permanece intacto, aspecto clave para continuar atendiendo a los 9 millones de hogares que viven en rezago habitacional y a los 650 mil nuevos hogares que se forman cada año.

 

Y acordaron homologar el IVA a 16 por ciento desde el actual de 11 por ciento en la franja fronteriza.

 

Vivienda para el 2014

 

El próximo año, la industria de la vivienda tendrá a su disposición el monto de 12 mil 500 millones de pesos, el cual es el mayor número aportado en la historia en materia de subsidios, según informó Jorge Carlos Ramírez Marín, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

 

Con él esperan apoyar a más de 9 millones de mexicanos que aguardan la oportunidad de obtener una vivienda desde los organismos gubernamentales como Infonavit y el Fondo de Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (Fovissste).

 

Además, Ramírez Marín aseguró que a principios de 2014 no habrá cuesta de enero para el sector de la vivienda debido a que los subsidios fueron asignados desde diciembre para que el primer mes sea un período muy activo en cuanto a la construcción de vivienda.

 

Por otro lado, Alejandro Murat Hinojosa, director general del Infonavit, prevé para el próximo año un panorama bastante positivo, ya que espera que México siga siendo el país de América Latina en cuanto a la construcción del mayor número de casas.

 

En este sentido, la Sedatu dio a conocer que para el próximo año espera resolver mayor cantidad de juicios agrarios, incrementar el porcentaje de expropiaciones, recuperar más terrenos para la propiedad de la nación, conformar efectivamente un Plan Nacional de Desarrollo Urbano que se aplique, además de construir más y mejores casas.

 

“El siguiente año exigirá mayor compromiso por parte de los funcionarios del gobierno para cumplir a cabalidad con las políticas públicas trazadas en la presente administración federal, a fin de cubrir las expectativas de los mexicanos”, destacó.



Egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Boxeadora, tragona, cocinera y bailadora. Gusto de las máscaras tétricas, los cuervos, el cine de terror y la música. Escribo en mi blog, Me divierto con lo que hago. Reportera porque amo y twittera porque quiero.